Valvulas EGR

La válvula EGR es un mecanismo pensado para reducir las emisiones contaminantes, tanto en los motores diésel como en los gasolina. Normalmente la válvula EGR se abre o se cierra a bajo y medio régimen.

Como ya habrás imaginado, si el aire introducido en la cámara de combustión tiene menos oxígeno, al producirse la explosión en el cilindro sólo reaccionan los gases “frescos”, los que sí tienen oxígeno para quemar. Se generará por tanto menos calor, que es el efecto buscado para reducir la formación de óxidos de nitrógeno. Cuando se demanda máxima potencia, es decir,










 




Hasta aquí, la teoría. Pero, ¿qué pasa en la práctica? ¿Tiene “efectos secundarios” para el motor la válvula EGR? Efectivamente, como ya habrás adivinado, si metemos menos aire fresco y la combustión es menos “potente”, por decirlo de alguna manera, en cierto modo la válvula EGR limita el rendimiento





Diversas son las formas para intentar mejorar las prestaciones de nuestros coches. Alguna de ella es la llamada anulación de la válvula EGR, que a simple vista podría parecer un gran procedimiento para beneficiar los parámetros de nuestro coche. Principalmente para reducir los gases contaminantes que se producen en las combustiones del motor.
La válvula EGR es para dar una definición según la web derbitierra125.net debido a las normativas de contaminación en vehiculos de combustión interna se intenta
minorizar las partículas y gases contaminantes que se producen en la combustión de la gasolina-diésel. La válvula EGR es un sistema de redireccionamiento de gases cuyo objetivo es volver a redireccionar parte de los gases y partículas de la combustion al interior del cilindro para volver a realizar su combustión y así disminuir los gases y partículas contaminantes. Así con esta introducción vamos a observar algunos de los beneficios que a simple vista podrían parecer tentadores si nos decidiésemos por este procedimiento. La susodicha web informa de que algunos beneficios podrían ser: combustión más optimizada por cada ciclo del motor, aumento de respuesta y recuperación del motor a bajas revoluciones, aumento de la respuesta del acelerador en márgenes de revoluciones bajos-medios.
Nada más lejos de estas jugosas promesas de mejora de la aceleración de nuestro coche se diluirían con los inconvenientes que esto acarrearía: la necesidad de revisar la modificación y de limpiar periódicamente la salida de la válvula EGR en el cilindro, posible aumento de consumo de combustible entre el 0.1 y 0.2 litros a los 100km debido al aumento del aire de admisión, posible necesidad de recarburar la entrada de aire y aumento de gases contaminantes expulsados a la atmósfera. Visto estas contras  nos preguntamos si merece la pena hacer este arreglo en nuestro vehículo debido a los tiempos que corren de crisis con el imparable incremento del precio del combustible además de las innumerables incomodidades de tener que revisar la salida de aire de la válvula periódicamente.

OFERTAS